Downsizing y el síndrome del superviviente

Downsizing y el síndrome del superviviente

En este artículo vamos a tratar el Downsizing, o reducción de plantilla, fenómeno el cual está resultando ser un riesgo psicosocial muy presente en el día a día de nuestra actualidad.

Downsizing combina las palabras down (bajar) y sizing (tamaño), lo cual significa reducir el tamaño de la empresa. El término se acuña al principio de la década de los 70 en la industria automovilística de los EE UU refiriéndose a la reducción de producción del sector. Ha sido a partir de 1982 cuando se empezó a utilizar en lo referente a la disminución de empleados de una empresa.

Este fenómeno consigue en llevar a cabo una estrategia por parte de las empresas que se basa en reducir el número de empleados que realizan su actividad laboral para hacerla así más competitiva. En cuanto a los trabajadores, sus efectos suelen ser los contrarios a la satisfacción laboral. Algo que la empresas deberían evitar a toda costa.

Causas que llevan al downsizing

Pero ¿qué motivos pueden existir para poner en marcha esta estrategia?

  • Establecer una estructura más eficaz, aprovechando de esta manera lo mejor posible los recursos disponibles. Así, prescinden de los puestos de trabajo que no se consideran fundamentales.
  • Disminuir costes, al tener menos empleados en plantilla, se reducen gastos en seguros sociales y salarios.
  • Limitar la burocracia y las actividades innecesarias, en busca de la eficiencia y la simplicidad.

Existen dos tipos de Downsizing, el proactivo y el reactivo.

  • Downsizing reactivo: la empresa lleva a cabo esta estrategia sin previamente realizar ningún tipo de estudio y/o cálculo, únicamente porque es necesario enfrentarse a la realidad. De esta manera el proceso puede ser traumático para la propia empresa puesto que el reducir la plantilla se hace debido a que la actividad laboral no sobrevive si no se toma ese tipo de medida.
  • Downsizing proactivo: cuando se trata de este tipo de estrategia, la reestructuración se realiza mediante cálculos y estudios necesarios y de una manera lógica y racional.

Se trata de transformar la empresa en una entidad más competitiva, productiva y eficiente a través de la implementación de un plan estratégico pensado específicamente para ello.

Así, el ejercer el Downsizing no es tan traumático para la empresa puesto que se ha llevado a cabo con contundencia y de forma ordenada y negociada.

Con relación a la manera en que se lleva a cabo de esta estrategia, es importante destacar que debe hacerse de manera lógica, organizada, con un método y con un esquema de trabajo adecuados.

Debe tenerse en cuenta las condiciones en las que se encuentre la empresa y cuáles son las herramientas que dispone para realizar correctamente el Downsizing. Para ello es necesario trazar un plan administrativo.

La finalidad es realizar dicha reducción de plantilla para mejorar la actividad del negocio o mejorar los objetivos.

Otra decisión por tomar es determinar a qué puestos de trabajo y a qué trabajadores va a afectar el recorte de plantilla.

Consecuencias del síndrome del superviviente

Las consecuencias para las personas que sufren este fenómeno son tanto físicas como psicológicas, siendo estas últimas las más graves.

Algunas de estas consecuencias nocivas pueden ser:

  • Dificultad de concentración
  • Irritabilidad
  • Problemas del sistema digestivo
  • Trastornos del sueño
  • Aumento colesterol
  • Descenso del sistema inmunológico
  • Subida de la presión arterial
  • Depresión
  • Ansiedad

Después de hablar del Downsizing como fenómeno en sí, una de las secuelas más graves y evidente que éste produce es el denominado “síndrome del superviviente”.

Este síndrome del superviviente es una patología organizacional que aparece en las empresas que han pasado y sufrido por un proceso de ajuste.

Los empleados que “sobreviven” a estas masivas reducciones de plantilla sufren estrés y además padecen de sentimientos de culpa, desconfianza, desconfianza e ira constantes.

Mecanismos para evitar este síndrome del superviviente

  • Gestionar el estrés: es habitual que el síndrome del superviviente vaya acompañado de un elevado nivel de ansiedad y estrés, consecuencia de un aumento de presión y carga de trabajo, por lo que se vuelve esencial aprender a gestionar de manera óptima este nivel de estrés con diversas herramientas, mecanismos y pautas facilitadas por un profesional.
  • Aceptación de la situación: es fundamental no tratar de buscar culpables y aceptar la situación en la mayor medida de lo posible. Se debe expresar las emociones y pensar que, a pesar de todo lo negativo, existen cosas positivas y que son favorables para uno mismo.
  • Planificar el trabajo: cuando se comience la jornada laboral, es importante comenzar priorizando las tareas, siendo las primeras a realizar las que sean más urgentes o complejas.
  • Comunicarse: la sinceridad, honestidad y transparencia en las comunicaciones empresa-empleado es fundamental para afrontar un proceso que es ineludible.

Aunque la disminución de plantilla deriva en sentimientos de ansiedad y tristeza por lo que ha ocurrido, lo más adecuado es intentar afrontar la nueva situación con optimismo y siempre pensando en lo positivo que puede salir de ahí.

  • Descansar: la clave se encuentra en saber aprovechar los pequeños momentos que existen para respirar, parar y descansar. Una buena gestión del tiempo permite conocer cómo somos capaces de administrarlo, mejorando así nuestra capacidad de atención y concentración y a su vez consiguiendo que la jornada laboral sea más efectiva y se aproveche mejor.
  • Pedir ayuda: es imprescindible expresar cómo el empleado se siente, evaluando así el grado de ansiedad que se sufre o la incapacidad de llegar a todas las tareas. La comunicación a la hora de pedir ayuda es crucial para evitar este síndrome.

Así, si algo se puede sacar en claro es que el hecho de superar el síndrome del superviviente, catalogado como un nuevo riesgo psicosocial, es más fácil si se hace en equipo.

https://www.aepsal.com/los-nuevos-riegos-psicosociales-el-sindrome-del-superviviente/
https://www.sdelsol.com/glosario/downsizing/
https://www.welcometothejungle.com/es/articles/sindrome-superviviente-trabajo-crisis

Autora:

Eva Ojeda Luque – Técnico Superior PRL de MetaContratas